Medicamentos que pueden afectar la óseo integración y la cicatrización ósea postquirúrgica.

Medicamentos que pueden afectar la óseo integración y la cicatrización ósea postquirúrgica.

Por: Ivan Herrera Ustariz


Hoy en día la colocación de implantes en la cavidad oral es un procedimiento que se realiza con mucha frecuencia; igualmente se realizan cirugías en la cavidad oral que involucran al tejido óseo (exodoncias, apiceptomias, injertos de hueso autógeno o diferentes materiales de relleno entre otros).

La oseo integración es la conexión firme, estable y duradera entre un implante sujeto a carga y el hueso que lo rodea.

Las fallas que se presentan en la cicatrización del tejido óseo son multifactoriales siendo las causas mas frecuentes la infección y la sobre carga oclusal en el caso de los implantes. Existen estados o condiciones que representan factores de riesgo como la Diabetes Melitus con pobre control de la glicemia, tabaquismo crónico, osteoporosis avanzada, entre otros. En los ultimos años la literatura presenta reportes de casos de medicamentos que alteran el tejido óseo como es el caso de los bifosfonatos orales, los cuales desarrollan potencialmente osteonecrosis maxilar.

A continuación se detallarán algunos grupos de medicamentos que pueden afectar o alterar la cicatrización del tejido óseo y la oseointegración:

ANTIINFLAMATORIOS NO ESTEROIDEOS (AINEs)

La ciclo oxigenasa2 COX-2 juega un papel en la reparación ósea, la prostaglandina E2 modula la función osteoblástica y osteoclástica en condiciones fisiológicas y patológicas.

Reportes indican que los AINEs retardan y afectan la cicatrización ósea; son varios los mecanismos propuestos: alteran la angiogénesis, la maduración osteoblastica y reducen los niveles de proteinas morfogenéticas óseas.

Fu y Cols reportan que el uso continuo de AINEs durante o despues de la colocación de implantes reducen el área de contacto hueso-implante y la densidad ósea.

O´Connor y cols compararon la diferencia entre inhibidores selectivos de la ciclo oxigenasa 2 COX2 (rofecoxib) y AINEs tradicionales (Ibuprofeno), donde midieron la cicatrización ósea en peronés de conejos; en el grupo de el Coxib se presentó menor consolidación de fractura; los resultados obtenidos fundamentan su explicación en la inhibición de la COX2 que es la isoenzima presente en la reparación ósea.

CORTICOIDES

El uso de glucocorticoides GC por largos periodos incrementa el riesgo de desarrollar osteoporosis y presentar fracturas.

Los GC causan pérdida de la masa ósea, al afectar directamente la actividad osteoblástica; afectan predominantemente al hueso trabecular, inhiben la síntesis de factores de crecimiento deribados de la insulina (IGF-I) por los osteoblastos y suprimen directamente la proteina morfogenética ósea BMP-2.

Los GC inducen un balance negativo de calcio por disminución de la absorción del calcio intestinal e incremento de la excreción del calcio urinario.

INHIBIDORES DE LA BOMBA DE PROTONES

Los inhibidores de la bomba de protones (Omeprazol, Lanzoprazol) son utilizados para el tratamiento de reflujo gastro esofágico, úlcera péptica y profilaxis de lesión gástrica inducida por AINEs. En los últimos años se han publicado investigaciones sobre la asociación entre inhibidores de bomba de protones (IBPs) y fracturas por osteoporosis.

Los IBPs dismuniyen la absorción del calcio debido a la supresión de ácido clorhídrico producida por estos.

ANTIEPILÉPTICOS

El uso prolongado de fármacos antiepilépticos produce deficiencia de vitamina D presentándose un mayor riesgo de fracturas por baja densidad mineral ósea.

Los antiepilépticos inductores de enzima (fenitoína, fenobartinal, y la carbamazepina) causan una mayor degradación de la vitamina D, lo que conduce a un hiperparatoidismo secundario y como consecuencia un aumento en el recambio óseo presentandose una densidad ósea reducida.

La vitamina D es una hormona esteroidea que participa en la regulación de varias funciones en el cuerpo humano; especialmente en el tejido óseo, regula el metabolismo del calcio y el fosforo; su disminución causa alteraciones en el remodelado óseo e induce a patologías como la osteomalacia, enfermedades, enfermedades auto inmunes e infecciosas. Autores indican que afecta negativamente la oseointegración.

CONSIDERACIONES EN PACIENTES CON METABOLISMO ÓSEO COMPROMETIDO

En los pacientes con enfermedad metabólica ósea o que estén sometidos a tratamientos médicos que afecten la homeostasis de la vitamina D y van a ser sometidos a cirugía de implantes o injertos óseos es recomendable una interconsulta con endocrinología, ortopedia o ginecología según el caso clínico.

Posterior a la cirugía ordenar dosis de vitamina D (400 a 800 UI/día) y el calcio (1500 mg/día) durante el periodo post-operatorio. El periodo de cicatrización ósea debe extenderse a 2 meses más de lo normal para iniciar el proceso de rehabilitación.

La fase de mantenimiento en los implantes óseo integrados debe vigilarse permanentemente el tejido óseo peri implantar evitando siempre una sobre carga oclusal.

CONCLUSIONES

La literatura científica reporta alteraciones en la fisiología ósea en los pacientes que reciben tratamientos con medicamentos como los AINEs, glucocorticoides, inhibidores de la bomba de protones y anti epilépticos.

En el caso de los AINEs la evidencia es insuficiente para determinar su utilización o no en los protocolos de manejo post operatorio. Factores tales como la duración del tratamiento, dosis, edad, factores sistémicos que afecten la farmacocinética se consideran variables que dan controversias en los resultados experimentales en la tasa de remodelación ósea.